Producción del metal rojo en Chile cae 8,4 puntos en una década

Publicado el 14/03/17 a las 11:15 hrs.

Según un informe realizado por ICR, la caída en la inversión y menor dinamismo económico en el país, sumado a políticas industriales para impulsar la minería en Perú, explican el descenso

 
 

Chile mantiene el liderazgo en la producción de cobre mundial, pero sus competidores reducen las distancias. De acuerdo a un informe realizado por ICR, Chile representó 26,9% de la producción del metal rojo en 2016, 8,4 puntos porcentuales menos que hace 10 años atrás.

En 2006, la participación del país en el mercado mundial del cobre estaba en 35,3%, totalizando 5,36 millones de toneladas. Si bien en una década este ítem creció en 185 mil toneladas -llegando a 5,54 millones-, otros países crecieron más.

La pérdida de cuota de mercado es más evidente si se considera, por ejemplo, que en 2004 Chile capturó 36,9% del mercado del metal rojo, con lo que la caída se profundiza a 10 puntos porcentuales en 12 años.

El informe realizado por ICR explica que el retroceso se debe, primero, al menor dinamismo de la inversión y actividad económica del sector minero en los últimos dos años, afectado por el deterioro de las expectativas de crecimiento económico.

Esto, dicen en la clasificadora de riesgo, “trajo consigo recortes de producción de cobre en la gran minería, traduciéndose en que, durante 2016, la producción se contrajo 3,8% respecto del año anterior y 4% en relación con 2013, año en que Chile logró su mayor nivel de producción”.

Maricela Plaza, subgerente de Corporaciones de ICR y realizadora del informe, junto con el analista Gastón Gajardo, hace hincapié en la menor producción de la minería privada, que concentra en torno al 70% del volumen agregado de cobre. Explica que la minería se ha visto impactada por menores ventas, peores perspectivas de crecimiento económico y costos al alza. “Por ende, a nivel general, los márgenes operacionales de las empresas mineras se vieron fuertemente impactados, incluso, obligando a algunas empresas, a paralizar proyectos en construcción”, sostiene Plaza.

Las menores leyes de mineral registradas en el país también afectan este resultado. “Han impulsado al alza los costos unitarios de la minería en gran parte de la década. Entre las mineras más afectadas por estas se encuentra Escondida, que a su vez es uno de los principales productores en la minería chilena y mundial”, sostiene la experta.

El factor Perú
La expansión de la oferta peruana también impactó en la pérdida de participación de mercado. En 2016, el país vecino aumentó su producción en 42% respecto del cierre de 2015, debido a mayores estímulos en el sector industrial.

Es así como Perú ya se posicionó como el segundo productor mundial, gracias a la operación del proyecto Las Bambas y el aumento de capacidad en complejos como Cerro Verde, Antamina y Toromocho.

“Perú ha tomado políticas fiscales expansivas -inyección de capital y mayor gasto- exclusivas para fomentar el desarrollo de su sector minero. Particularmente, este efecto se vio reflejado en la operación de los nuevos proyectos Las Bambas, Constancia y la expansión del proyecto Cerro Verde, las que permitieron a Perú aumentar su producción a 2,3 millones de toneladas métricas”.

Si bien el aumento de la producción del vecino país es evidente, todavía están lejos de igualar los números de Chile en volúmenes de metal rojo. “Pese a que la producción peruana y chilena van en sentido opuesto, aún existe una relevante brecha con Chile (3 millones de toneladas métricas), por tanto, en el mediano plazo la producción peruana no debería igualar a la chilena. Sin embargo, esta brecha podría acortarse, porque los nuevos proyectos en Perú aún no operan a su máxima capacidad”, indica Plaza.